Botellas de vino

En la época romana utilizaban ánforas de barro para conservar el vino, era la materia prima utilizada para elaborar cuencos y recipientes.

El uso de las barricas de madera llegó después cuando se empezaron a utilizar para transportar el vino de un sitio a otro, ya que era más fácil su movimiento y almacenaje en carretas o barcos. Allí se descubrió además que la madera de la barrica aportaba aromas y sabores que mejoraban notablemente el vino y fue entonces cuando empezó a extenderse el uso de las mismas.

Más tarde, allá por el siglo XVII es cuando llegó la revolución al mundo del vino gracias al vidrio. Los venecianos ya habían estado utilizando el vidrio durante años y poco a poco las clases altas empezaron a utilizarlo para sus banquetes y fiestas.

La botella de vidrio permitió almacenar la bebida durante más tiempo y mejorar su sabor, impidiendo su oxidación.

La técnica del soplado del vidrio y el fondo cóncavo de la botella

Tecnica de soplado del vidrio

La botella es fabricada mediante la técnica del vidrio soplado, que consiste en crear burbujas en el vidrio fundido inyectando aire a través de un largo tubo metálico, ya sea por medio de una máquina o bien de forma artesanal, soplando por el otro extremo.

Respecto a esta técnica, resulta muy curioso saber que era una de las razones por la cual la mayoría de las botellas de vidrio de vino tenía el fondo cóncavo.

El culo se hundía hacia dentro para no dejar expuesto el punto por el que se había soplado el recipiente, ya que al cerrarse mismo quedaba una cicatriz en el vidrio que podía rayar una mesa o volver inestable la botella.

Además de estabilidad, el fondo curvo permite distribuir la presión dentro del envase para soportar el proceso de taponado y, especialmente, la alta presión de los vinos espumosos. Disminuye también la probabilidad de que la botella se rompa durante el transporte, y facilita su limpieza y reciclaje al distribuir el chorro de agua por todo el fondo.

Finalmente, la concavidad del envase en su base permite que los sedimentos del vino se queden en los laterales del fondo cuando la bebida envejece, y no caigan en la copa.

Las 5 curiosidades sobre las botellas de vino que nunca te contaron

Te vamos a contar algunos detalles de las botellas de vino que te van a flipar…

1- Sabías que existen 13 tamaños de botella distintos…y que a partir del 1,5 lts adoptan nombres bíblico o de reyes…

Benjamín o Split (187 ml.): equivale a una cuarta parte de una botella estándar o una copa grande de vino.

Media (375 ml.): contiene la mitad del volumen de una botella estándar.

Tres Cuartos o Estándar (750 ml.): es el tamaño de botella de vino más habitual, el estándar.

Magnum (1,5 litros): equivale a 2 botellas estándar de vino.

Jeroboam (3 litros): contiene el doble del vino que una botella Magnum. Toma su nombre de un Rey de Israel

Réhoboram (4,5 litros): equivale a 6 botellas estándar. Toma el nombre del hijo del Rey Salomón.

Mathusalem (6 litros): contiene el mismo volumen que 8 botellas estándar. Toma el nombre del patriarca conocido por su longevidad

Salmanazar (9 litros): equivale a 12 botellas de vino estándar. En honor al que fuera Rey de Asiria y Babilonia.

Balthazar (12 litros): equivale a 16 botellas de vino estándar. Toma el nombre de uno de los tres Reyes Magos.

Nabuchodonosor (15 litros): equivale a 20 botellas de vino estándar. Llamada como el Rey de Babilonia.

Salomón (18 litros): equivale a 24 botellas de vino estándar. Como el rey de Israel.

Primat (27 litros): equivale a 36 botellas de vino estándar.

Melchizedec (30 litros): equivale a 40 botellas de vino estándar. Como el rey de Jerusalem.

El tamaño de la botella no afecta la calidad del vino pero incide sobre la evolución del mismo. La gran diferencia entre unas y otras no es solo la cantidad de líquido que contienen sino también la relación que hay entre el vino y el oxígeno, lo cual termina incidiendo en su evolución.

Cuanto más grande es una botella, mayor será la cantidad de líquido sobre la que actuará el oxígeno que se cuele por el tapón, y el proceso de evolución será sustancialmente más lento pero a su vez más armónico.

2- Las botellas más comercializadas son las estándar, de 750 ml., sin embargo…

En bares y restaurantes se suelen consumir mucho las de 187 y 375 ml. que permiten, entre otras cosas, que una persona pueda disfrutar de un vino estando sola o con alguna compañía que no bebe vino.

Estas botellas pequeñas permiten también que cada comensal elija qué estilo de vino prefiere tomar e incluso degustar distintos ejemplares durante una misma comida.

Por su parte, algunas bodegas suelen lanzar al mercado pequeñas partidas de sus vinos emblemáticos en botellas Magnum (1,5 litros), tintos de guarda que descansarán años antes de ser abiertos y que nacen con la idea de enriquecer su evolución en botella.

3- El origen del color del vidrio de las botellas de vino no está en su protección contra la luz sino que…

Antiguamente no se conocía la manera de depurar y filtrar las impurezas del vidrio, y éstas teñían las botellas de un color ambarino y turbio.

Este defecto, que en realidad ofrecía una ventaja para el vino al protegerlo de la luz directa, no se descubrió hasta tiempo después.

Todas las botellas de vidrio tienen una base de arena de sílice. A mayor cantidad de este material, mayor transparencia obtendremos. El uso de vidrio reciclado y de colorantes nos darán el tono deseado para el vidrio de la botella,

El vidrio verde es el más barato por la sencilla razón de estar tintado por impurezas de óxido ferroso, de hierro. Para quitar dichas impurezas hay que trabajar el cristal de manera más fina, lo que encarece el coste. Los vidrios verdes protegen el vino de diferentes tipos de radiaciones, especialmente las ultravioletas, violetas y azul.

Los vidrios más claros, o transparentes tienen un nivel de protección muy bajo, y aunque protegen de la luz ultravioleta, no así del resto de radiaciones.

En el caso de los vidrios de colores, los tonos ámbar o topacio protegen de todas las radiaciones e incluso de la luz fluorescente.

En definitiva, la elección del color de las botellas de vino puede depender de cuestiones estéticas o económicas, y no solo por la protección contra la luz.

4- Existen cuatro formas de botellas de vino, entre las más comunes…

 

Borgoña: es el diseño más antiguo de las que se conocen. Toma su nombre de la región francesa en la que se creó.

Tiene hombros caídos y un formato ancho que es utilizado tradicionalmente para los tintos. Lo más común es verlas en tonos verdes.

Medidas: altura 28,7 cm y diámetro 80,5 cm

botella vino bordelesa

 

Bordelesa: es la botella más común en el mundo del vino.

Con hombros marcados y fondo cóncavo, su cuello es más bien corto. toma su nombre de la zona de Burdeos (Francia).

Se encuentra en varios colores y se usa para tintos y blancos. La encontrarás fácilmente en cualquier tempranillo español

Medidas: altura 27,9 cm y diámetro 7,66 cm.

 

Rhin: se utiliza para ciertos vinos blancos y rosados. De origen alemán, proviene del río que le da su nombre.

Es alta, estilizada y casi no tiene hombros. Su cuello es largo y esbelto y su vidrio más característico es de color ámbar. Muy llamativa a la vista.

Medidas: altura 35 cm y diámetro 7,6 cm.

botella vino jerezana

 

Jerezana: típicamente española, su nombre proviene de Jerez de la Frontera (Cádiz). Es muy utilizada para los vinos de jerez andaluces y licorosos portugueses.

Fácilmente confundible en forma con la bordelesa. Sin embargo, una de las principales características de este tipo de botella es su opacidad. Esta botella cuenta con un vidrio de color oscuro, opaco y tiene un gollete bien pronunciado.

Medidas: altura 28,6 cm y diámetro 7,5 cm.

5- Teorías sobre la botella de 750 ml y el tamaño estándar…

  • Es la cantidad ideal para consumir en una comida por una familia de forma moderada…
  • La capacidad pulmonar del elaborador mediante la técnica del soplado del vidrio le permitía hacerla de ese tamaño y no de otro mayor…
  • Es la medida más cercana a 1/5 de galón, medida inglesa…
  • La creencia de que la mejor calidad se obtenía en botellas de ese tamaño…

¿Crees en alguna de ella? Al menos a mi, ninguna llega a convencerme del todo.

Ahora que eres un experto en vidrios y botellas quizás te interesen estos productos de nuestra tienda: