Termometros

Si no disponemos de una nevera o enfriador de botellas con termostato no debemos resignarnos a beber el vino a cualquier temperatura. El termómetro es un accesorio para el vino que viene a reparar esa ausencia, garantizando que el vino que hemos elegido degustar llegará a nuestro paladar a su temperatura óptima.

Hay termómetros de cincho, que son parecidos a pulseras que se colocan alrededor de la botella y, por contacto con ella, establecen la temperatura que muestran en un display digital. También están los clásicos de mercurio que no han perdido su efectividad y deben introducirse en el vino para registrar la temperatura. Por último, están los infrarrojos, que son muy precisos y rápidos y no requieren contacto ni con la botella ni con el vino.

Temperatura del vino

Conocer la temperatura óptima para servir cada tipo de vino redundará en el uso correcto del termómetro. Por eso es que debes tener en cuenta que la temperatura ideal oscilará en el siguiente rango en función de la uva:

  • Vinos blancos:
    • Jóvenes: 7 y 10 °C
    • Crianza: 11 y 14 °C
  • Vinos tintos:
    • Jóvenes: 13 y 15 °C
    • Crianza: 15 y 18 °C
    • Vinos rosados: 7 y 12 °C
    • Cosecha tardía: 8 y 12 °C
    • Fortificados: 15 y 18 °C

Termómetros, un regalo para acercarse a la cultura del vino

No muchas personas cuentan con un termometro para el vino en su hogar, y mucho menos un enfriador de vinos, por lo que es un excelente regalo que podemos obsequiar a quien apreciamos o queremos introducir en el mundo y la cultura del vino.

En esta tienda online podrás escoger entre distintos tipos de termometros para vinos y así comprar un termometro digital si eres de los prácticos y modernos, un termometro infrarojo sin contacto si te incluyes entre los “techies”, o un termometro de mercurio si te enlistas entre los clásicos.

Haz click en la opción de tu preferencia y aprende además como se usa cada tipo de termometro para vino.

Más accesorios en Para el vino.online …